Es el principal espejo de agua con el que cuenta el municipio de Maní.

En esta belleza natural el visitante puede admirar el típico paisaje casanareño, son aproximadamente 600 hectáreas de agua las cuales se pueden aprovechar para la práctica de deportes acuáticos como pesca deportiva, canotaje y demás.